top of page

EL DESARROLLO ORGANIZACIONAL, UNA OBLIGACIÓN ACTUAL.

Actualizado: 25 ene

Fortalecimiento de la empresa a través de proyectos prácticos de mejora.

 

En México, 8 de cada 10 nuevas empresas cierran antes de cumplir los 3 años de vida.

 

Las razones son numerosas y los artículos publicados pueden sonar repetitivos, no obstante, una de las principales causas tiene que ver con el estilo de liderazgo y forma de hacer negocios en México.


Es un problema y una singularidad común que las empresas en México luchen día a día con el flujo de recursos necesarios para garantizar su operación y esto en gran medida es debido a las siguientes razones:


1. Plazos de pago largos por parte de los clientes

2. Políticas comerciales complicadas

3. Estructuras comerciales inexistentes

4. Falta de especialización técnica y administrativa

5. Bajo interés por el cumplimiento a estándares internacionales


Todas las condiciones descritas se traducen en la falta de desarrollo organizacional de las empresas en todas las regiones de nuestro país. En CCG Consulting Group consideramos al desarrollo organizacional como al conjunto de interacciones que realiza el personal de una empresa o negocio a fin de transformar o brindar un producto o servicio de la manera más eficiente posible hacia el cliente final., al tiempo que se crea cultura laboral y ambiente de trabajo óptimo para realizar las actividades.


Dicho lo anterior, en el presente artículo presentamos algunas recomendaciones para crear y fortalecer constantemente el desarrollo organizacional de la empresa, por lo que dejamos paso por paso las acciones a seguir:


  • Evaluar las fortalezas y debilidades de la empresa (a. Comunicación, b. Trabajo en equipo, c. Estilo de liderazgo, d. Toma de decisiones, e. Crecimiento del personal, f. Integración de las áreas, g. Desempeño de metas u objetivos, entre otros.) Como en todo proyecto, nuestra recomendación siempre es medir la situación inicial para contar con una base de trabajo sobre la mecánica actual y posteriormente saber cuál fue el impacto de la implementación de cada actividad. Esto se traduce en tiempo y recursos iniciales para realizar dichas actividades. Entre mejor se puedan medir cada una de las actividades, mayor información se tendrá de manera más confiable y precisa para la toma de decisiones.


  • Alinear la visión de negocio de la empresa al resto de las áreas operativas. En repetidas ocasiones hemos visto que los esfuerzos de la organización parecen ir en direcciones distintas, y desde la perspectiva del personal todo mundo parece no comprender o estar de acuerdo con las decisiones de sus compañeros. Estos síntomas son condiciones de una falta de alineación de los temas críticos e importantes en la visión de negocio de la empresa que debe bajar desde la dirección y gerencias hacia todos los responsables de áreas. Lo anterior de igual forma debe estar alineado a la existencia de un buen sistema de comunicación que no se sature con demasiadas reuniones no productivas y realmente permita que la información fluya.


  • Establecer planes de trabajo estructurados y detallados para implementar las oportunidades de desarrollo detectadas. Una vez que se tiene consenso o acuerdo sobre las acciones a implementar, es importante definir lo que se va hacer, cuándo, como y quién será el encargado de dar seguimiento a las acciones, así como también de dar resultados y monitorear al personal que está involucrado para llevara cabo los logros del proyecto. Es importante en esta etapa considerar los tiempos disponibles en cada área de trabajo y del personal para no crear un desequilibrio en las cargas de trabajo.


  • Nuevamente evaluar el desempeño de las acciones implementadas. Es por demás importante establecer métricas intermedias para conocer el rumbo del proyecto, y de esta forma asegurar que se cumple con base en lo que se tenía establecido en un inicio. Cabe resaltar que una gran cantidad de proyectos requiere revisiones y ajustes periódicos para direccionar constantemente el esfuerzo de las actividades, y que con cada nuevo reto, se generan aprendizajes y áreas de oportunidad; lo cual forma parte de acciones comunes para dirigir y comprender el desarrollo del proyecto.


  • Documentar o aprender de las lecciones aprendidas. Tras la implementación de los proyectos ligados a fortalecer el desarrollo organizacional de la empresa, es indispensable que se considere documentar todas las acciones que estuvieron involucradas, así como también del personal, recursos y tiempos de ejecución. Esto lo que nos permite es contar con la capacidad para replicar acciones en otras áreas, ubicaciones o instalaciones a fin de facilitar el despliegue de nuevos proyectos de desarrollo o fortalecimiento empresarial.


Ante lo anterior, nuestra recomendación como consultores empresariales es comenzar con pequeñas partes de la estructura general, e ir adaptando la carga de trabajo al tiempo disponible de la organización y de igual forma a los recursos con que se cuente actualmente. El punto central de esto es iniciar con las actividades para fortalecer la cultura interna de la empresa y realmente generar un modelo de operación eficiente y adaptado al tipo de negocio.

Si está interesado en saber cómo ejecutar lo anterior, cuéntenos sobre su proyecto al correo electrónico: consultoria@ccg-casemi.com y le apoyaremos con el diseño de su modelo; o bien, suscríbase a nuestros medios de contacto.




18 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page